Jesús, la entrada a la verdadera Vida. Juan 10:7-10

Hay muchas puertas en la vida pero no todas son convenientes ni nos llevan a los mismos lugares. Muchas veces entendemos esas puertas como oportunidades que Dios nos da pero esas puertas pueden ser como las de la prueba del antiguo programa de humor amarillo ¿Recordáis? Los concursantes debían correr y elegir una puerta al azar. Sólo una era de papel y se podía cruzar y las otras eran de piedra. Todas tenían apariencia de puerta pero en realidad la mayoría era un muro con el que los concursantes se hacían daño. A veces, no se si porque la vida va demasiado deprisa o porque somos nosotros que confundimos el espíritu aventurero con la precipitación, que intentamos cruzar por puertas aunque sean de piedra, y claro no hacemos daño.

PEl evangelio nos habla de una puerta que nos conviene conocer, aceptar y cruzar. Es la puerta verdadera que Jesús nos ofrece y conduce a la vida: Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas. Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Jesús usa una metáfora: es la puerta por la que las ovejas entran a la salvación y van a buscar pasto (v. 7-9).

Jesús es la puerta de la Vida que nos conviene conocer, aceptar y cruzar.

Unos pequeños detalles para la reflexión:

¿Nos conviene conocer la invitación de Jesús a una vida plena? Muchas veces buscamos más las puertas que son salidas de emergencia a los problemas que no tanto las de entrada a cambiar nuestras vidas. Pero si es una entrada a vivir con sentido podríamos atrevernos a cruzarla, ¿no?

Jesús lo presentó como una opción única y verdadera que debe aceptarse porque lo hizo con autoridad divina. El “Yo soy” del Evangelio de Juan recuerda significativamente a la forma de presentarse Dios en el Antiguo Testamento. (Éxodo 3:14-15) Si es la puerta de Dios a la vida conviene aceptarla.

¿Nos atreveremos a cruzarla? Eso es decisión de cada uno. Según Jesús, el que entra por Él “será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos” La ventaja que tenemos en cuanto a la prueba del programa que comentábamos es que tenemos tiempo para decicirnos y que además nos han dicho cual es la buena. Que no nos descalifiquen de la prueba de la vida!

Dios os bendiga!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: